lunes, 7 de abril de 2014

ANÉCDOTAS DEL 14 (4/5)


LAS VERSIONES POPULARES, PACO PILDORA Y  “SÁTANAS”  XIMÉNEZ


“Veracruz que sabe ya más de pólvora que un chino, no se asusta ni flaquea, suena el caracol marino y se alista en la pelea”

Francisco Rivera Ávila


Por: Miguel Salvador Rodríguez Azueta

Dos personajes pintorescos de nuestra querida ciudad, defensores a ultranza de la veracruzaneidad, fueron Francisco Rivera Ávila alias “Paco Píldora y Stuardo Ximénez, alías “Satanás Ximénez”. Nacidos en este Solar jarocho en el primer decenio del siglo pasado, fueron entre sus múltiples empleos,  aficionados de tiempo completo a la historia de su ciudad, digamos que fueron Cronistas sin corona. Gracias a ellos, el día de hoy podemos conocer historias de los héroes desconocidos y anécdotas olvidadas de aquellos aciagos días del mes  de Abril de 1914.

“Paco Píldora”, era pequeño cuando sucedió la intervención norteamericana, en su libro “Sobredosis de humor de Paco Pildora” editado por la Universidad veracruzana  (1996),  señala entre otras cosas que: “El 23 ó 24 de Abril los soldados gringos le permitieron a la gente salir a la calle. No había leche, no había carbón, éste lo tenían que traer de las rancherías de Vergara”  y añade un episodio, en el cual podemos ver, que no todos los comerciantes fueron héroes, en aquella jornada: “Los soldados gringos ante la escasez de alimentos, tuvieron que abrir con hachas las tiendas de abarrotes para repartir víveres a la población”.

“Paco Píldora” no oculta en sus memorias, que la situación económica era difícil para los ciudadano comunes en el puerto ocupado, por lo que describe como era la situación en esos días para los que no pudieron salir: “La primera orden del preboste americano fue: toda la población debe seguir haciendo su vida normal y los contribuyentes deben pagar sus contribuciones. Como mi padre estaba en Monterrey, me puse a vender chicles y tarjetas postales entre los soldados gringos para  ayudarle a mi mamá. No me fue mal pues llegue a vender hasta cuatro cajas de chicles diarias”. (Páginas 7 y 8)

Por su parte, Stuardo Ximénez, en su obra: “Veracruz, un manicomio con vista al mar”  (1985),  hace mención de aquellos héroes anónimos que arriesgaron su vida durante la jornada gloriosa de nuestra querida ciudad: “Entre los defensores de Veracruz estuvieron don Alejandro Sánchez alías “El Pelón” y el cargador de número Aurelio Mojica alías “Balazo”, Renglón aparte merecen el doctor  Cuervo, la madre Luz Nava, del Colegio Josefino y otros veracruzanos que, entre la metralla del enemigo, curaron a los heridos por las balas  Dum Dum. Eso es lo que conmemoramos el día 21 de abril”. (Pág. 77)

Así las cosas, en esta conmemoración de los 100 años, no escucharemos los nombres de dichos personajes, nuestros  héroes anónimos, por lo que seguiremos escuchando a los ya conocidos: Uribe, Azueta y Alacio Pérez.

@miguel_salvador