viernes, 6 de julio de 2012

Rescatando a Manuel Díaz Mirón.

Editor, periodista, poeta, dramaturgo, traductor y militar.

Por: Félix Martínez González/ Fundacrover A.C.

Manuel Díaz Mirón nace en la ciudad de Veracruz  el 12 de agosto de 1821 en la avenida de “La Amargura” (hoy Zaragoza) #251. Sus padres, Don Miguel Díaz Rebolledo y la Sra. María Josefa Mirón, eran ellos comerciantes españoles.                                                                                                                
La historia es a veces cruel con algunos personajes, porque quizás las circunstancias que hubo en el entorno de su vida, no fueron propicias y… mucho menos, determinantes, para que su nombre quedase grabado dentro de nuestra historia. Tal es el caso de nuestro personaje, padre del gran bardo liróforo Salvador Díaz Mirón.                                                             
Demasiado poco, válgase la contraposición, es lo que actualmente se dice o se escribe de este gran veracruzano, quien después de una infancia nada halagüeña se levanta y se hace un hombre de bien. A la edad de 25 años ingresa a la Guardia Nacional donde destaca y por tal llega a ostentar el grado de Coronel.
                                                                                                                                                 Lleno de amor a la patria compone un Himno Patriótico Militar que llamó  “México 1847”.                   Se casa con la Srta. Eugenia Ibáñez procreando 7 hijos entre ellos, Salvador.                                          Es indiscutible que la época en que le toco vivir a este poeta veracruzano, llena en sí de inestabilidad política y económica, fue determinante para que no trascendiera como debió; ya que encontramos en su excelsa obra una inspiración profunda en la que haciendo uso de la poesía lirica plasma todo el sentimiento que su alma anida, todo el romanticismo, su obra fue comparada con la poesía del 1er romanticismo.
Basta leer esto para comprobarlo
“Mi esperanza”
Allá de mi memoria en la sombría
lejana orilla en donde apenas toco
allá como un tesoro vida mía
la historia guardo de un ensueño loco.


Era una noche tempestuosa y fría
cuyo recuerdo con frecuencia evoco
y en tanto que tranquilo me dormía
se ilumino mi mente poco a poco.
Una mujer de mágica belleza
con blancas alas de vapor circuida
tocaba con sus labios mi cabeza
y alzándose conmigo, suspendida
entre el cielo y la tierra, con tristeza
“soy tu esperanza” dijo; y voy perdida

Manuel Díaz Mirón pertenece a la generación de poetas mexicanos como Guillermo Prieto, José María Esteva, Luis Ortiz, José María Bárcena y otros más jóvenes como José Tomás de Cuéllar, Ignacio Manuel Altamirano y Manuel M. Flores entre otros.                                                                     Su poesía pertenece como ya se dijo líneas arriba al 1er romanticismo, por sus formas artísticas, sus temas y sus actitudes.                                                                                                                                   
El aborda lo mismo la soledad, la vanidad, la tristeza así como el amor y otras tantas cosas que llegan a aprisionar al humano.
Militar y político
Como militar, ya se dijo líneas arriba, en 1847 peleó contra el ejército norteamericano alcanzando el grado de Coronel. También luchó denodadamente contra los imperialistas, recibiendo en más de una ocasión felicitaciones de don Benito Juárez por su lealtad.
En 1862 cuando entra en Xalapa es felicitado por Juárez, quien le ratifica el cargo de Comandante de las fuerzas armadas y el de “gobernador interino”,  inexplicablemente el 7 de febrero de 1863 es destituido (orden presidencial) y en su lugar es nombrado al Coronel Francisco de Paula Milán como gobernador y jefe de las fuerzas armadas.          
Benito Juárez tal vez hizo caso de las triquiñuelas políticas y compadrazgos que alcanzaron con toda su ponzoña al gran hombre, Don Manuel Díaz Mirón.
La mayoría de aquellos políticos, terminaron por doblar la testuz ante el gobierno imperialista de Maximiliano. Hombres como el general Luciano Prieto, Francisco Hernández y Hernández, Francisco de Paula, Ignacio Alatorre y otros tantos se inclinaron ante el extranjero.
Solo quedó Díaz Mirón y tuvo que atenerse a un decreto imperialista para así poder retornar a su vida civil donde termina como empleado de la Cía. Villa hermanos, orgulloso de su hijo Salvador,  ya que éste ha seguido los pasos de él, tanto poeta como idealista.
Muere Don Manuel Díaz Mirón el 4 de enero de 1895 lleno de tristeza pues su hijo Salvador tenía ya, casi 3 años en prisión.
Ese es Don Manuel Díaz Mirón ni dudarlo todo un personaje a quien lamentablemente la historia le da el lugar que realmente merece.





fundacrover@gmail.com